MédicoensuDomicilio.com

Temas de Sexualidad!

Sección de artículos con temas de situaciones cotidianas sobre la sexualidad, para aprender a vivirla y compartirla de una forma responsable y plena.

¿Cómo complacer a mi pareja en la cama?

Sin duda alguna esta es la pregunta del millón, ¿cómo complacer a mi pareja en la cama?, y es la pregunta que todos están dispuestos a contestar según sus experiencias. Los varones generalmente suelen “aconsejar” a sus amigos en base a tácticas conocidas a través de revistas o vídeos de índole sexual (pornografía) o en pocos casos en base a experiencias sexuales pasadas que se han originado en su imaginación y fantasía y posteriormente la han llevado a cabo. Las mujeres suelen ser más pudorosas a la hora de hablar del sexo y suelen aconsejar a sus amigas que se relajen y tengan sexo con mucho amor para que su compañero lo sienta y lo disfrute más y algunas aguerridas llegan a aconsejar juegos sexuales como cambios de roles o se van por lo más simple incitan a la realización del sexo oral.

Al final, son típicas las escenas donde después de hablar con los amigos o de haber visto alguna película las parejas quieran llevar a la práctica lo aprendido. Esto puede terminar en una noche apasionada y divertida o en una situación catastrófica.

Por lo general culpamos a nuestra inexperiencia y a nuestras inseguridades el no saber si lo estamos haciendo bien o mal a la hora del sexo con la pareja. No estamos seguros si la otra persona realmente lo está pasando bien, si finge placer, si desea algo más o si desea hacernos algo más. Pero la verdad es que la persona más inexperta de todas en una noche puede convertirse en la mejor pareja sexual de alguien y marcar un antes y un después en la vida sexual de esa persona. Porque seamos sinceros, el sexo no es lo más importante en una relación, pero si la pareja no es compatible sexualmente y pasados algunos meses juntos aún no encuentran el ritmo positivo de la situación, esa relación no sirve y no servirá nunca, ¿destino de la misma?, el rompimiento o la traición (no por nada existe el dicho común, “el hombre y la mujer buscan en la calle lo que no encuentran en casa”).

¿Y entonces qué hago?:

Comunicación. Todos (profesionales terapeutas de pareja incluidos) le dirán que la comunicación es primordial para solucionar las típicas peleas de pareja por x o z motivos. Pero cuando se trata de problemas sexuales o incompatibilidad en la cama, todos dirigen a realizar diferentes prácticas no “convencionales” para usted o su pareja, o utilizar fantasías, recibir terapia sexológica o hasta consejos de abandonar a su pareja. Pues bien veremos qué resultados tienen estos consejos:

  1. - Prácticas no “convencionales”: Si le pide a su pareja sexo anal y esta no está familiarizada, final de la situación: pelea, quizás reacciones violentas, rompimiento o sumisión (aceptan la situación aunque no sea placentera).
  2. - Fantasías: Si al momento de tener relaciones sexuales con alguien necesitamos imaginarnos a otra persona o trasladarnos a otros lugares, entonces no estamos aceptando a nuestra pareja, la rechazamos y no debemos seguir con él/ella.
  3. - Terapia Sexológica: Los sexólogos son profesionales capacitados para solucionar alteraciones psico – emocionales que tienen consecuencias en las reacciones sexuales de un individuo, es decir, impotencia, dispareunia, frigidez, trastornos de la eyaculación, etc. En algunos casos, las consecuencias no se desarrollan en las reacciones bioquímicas y fisiológicas del aparato genital sino que se desarrollan en el modus operandis del acto sexual, es decir, en la búsqueda del placer, como sadomasoquismo, voyerismo, búsqueda de tríos, etc., donde por la búsqueda del placer influenciamos a la pareja a aceptarlas aunque no lo deseen. Final de ambas situaciones: el abandono. Todas estas reacciones tienen un origen psicopatológico, que el sexólogo debe hallar y solucionar. ¿Pero cree realmente que el sexólogo por si sólo lo puede solucionar?
  4. - Consejos de abandonar a su pareja: Si no existe amor de por medio quizás no tendrá problemas en el abandono. Pero no sea ilus@, con las nuevas parejas se presentará el mismo problema, a menos que ambos aprendan a realizar las actividades sexuales que les gusta a cada uno y que compartan el mismo placer y con la misma intensidad al realizarlas.

Todos le dirán los mismos consejos, pero nada de esto funcionará.

El Arte de la Comunicación:

Para poder ser un as en la cama con su pareja debe conocer qué le gusta, qué le gustaría o qué quisiera intentar. Si se dirige a su pareja antes del acto sexual con la típica frase: yo quiero hacer esto, o fulano y mengana hacen esto, ¿quieres?, entonces está perdiendo toda la oportunidad de llegar al placer de su pareja, significa que le está imponiendo que haga algo que él o ella no ha sugerido, aunque esté encubierto por una “simple pregunta o sugerencia”. Usted está buscando su placer no el de su pareja y si sigue con esa mentalidad, podrá creerse el/la mejor en la cama pero créame porque escuche gemir a su pareja no significa que lo disfruta, sus opiniones grandilocuentes hacia sí mismo sobre lo bien que lo hace en la cama son totalmente erradas.

Cuando buscamos un gran acto sexual (inolvidable), buscamos placer extremo en ambos, quizás el lector, sí, usted, sea un adolescente con sus hormonas por los cielos y piense: “son tonterías, yo quiero mi placer y pasarlo al máximo” pero le diré algo amigo, por más que lo pasemos bien seamos hombres o mujeres, no hay nada mejor que observar el placer en el rostro de la persona que queremos al momento del sexo. Está comprobado que el 70% del placer en el orgasmo (masculino y femenino) está influenciado por los gemidos y las expresiones de placer de la pareja sexual. Una mujer que no alcanza el orgasmo con su pareja, no estará con él por mucho tiempo más, a menos que se resigne a la realidad, su hombre no sirve en la cama.

Es importante conocer qué necesita su pareja, pero no esperar al momento previo al sexo, hay que buscar otro instante, cuando estén haciendo algo diferente, quizás en una cena o viendo la tele o en un parque y obviamente no en la primera cita, cuando ya exista confianza. Hablar sobre este tema a veces se torna un poco incómodo, especialmente para las mujeres, pero es importante demostrarle a su pareja que no debe por qué sentirse mal, que simplemente necesita conocer que hace feliz a su mujer. Y una táctica importante es no ir inmediatamente a ponerlo en práctica, sea el hombre o la mujer quien ha confesado que le gusta un rato más de sexo oral o que las caricias previas duren más, o que la típica pose del misionero no es suficiente, o por último que le gusta prácticas sado – masoquistas leves (totalmente inofensivas) entonces déjel@ esperar por el momento, no salgan del lugar directo a darse nalgadas o mordidas, deben esperar, ya conoce lo que quiere, que prosiga la noche, ya que la otra persona sabe que usted conoce lo que le gusta, hacerla esperar es una táctica fantástica para que el deseo y la pasión empiecen a cargarse por la necesidad de que de una vez llegue ese momento para que cuando suceda se desborde de pasión.

¿Pero qué sucede si no lo quiero hacer?:

Muchas personas consideran inapropiadas algunas prácticas sexuales, sexo oral o sexo anal por ejemplo. Si nunca ha realizado ninguna de esas prácticas confiéselo, y pida que lo guíen. Debe entender que no hay nada de enfermo en esos actos, son normales y causan mucho placer tanto si reciben como si lo realizan, pero es como algunos tragos o alimentos, es un gusto adquirido, generalmente la primera vez es incómoda, pero con el tiempo le empezará a gustar.

Si pasado un buen tiempo (meses), no soporta seguir realizándolo, deberá hablar con su pareja, decirle la verdad de su insatisfacción y juntos buscar la compensación.

¿Y qué hay de mi?:

Jamás diga “yo te hago esto si tú me haces lo otro a mi”. En el sexo, el placer propio llega implícito, con el tiempo o quizás el mismo día su pareja le preguntará qué le gusta y será usted el encargado de guiar.

Conclusión:

No haga caso a lo que ve en la televisión o a lo que dice los demás. Alguien puede decirle que el mejor lugar para tener sexo es en un auto, pues entonces esa persona debe ser muy flexible y usted no, y terminará con un dolor de espalda y de cuello que sin duda no olvidará. En pocas, lo que es bueno para algunos puede no ser tan bueno para uno mismo.

En el sexo uno debe dejarse llevar por los gustos y las necesidades de la pareja, ni siquiera por los de uno mismo solamente y mucho menos por los demás que son ajenos a la relación. Y esto sólo se logra si conoce a su pareja lo suficientemente bien para coincidir en los detalles sexuales, pero simplemente se consigue si conversa y pregunta al respecto.

Recuerde es su pareja y es su deber hacerl@ feliz y complacer sus necesidades. Las recompensas son increíbles. Pierda el miedo y desaloje la inseguridad, se acordará haber leído este artículo cuando concluya y sólo en su mente nos agradecerá.

Buenas noches.

Referencias Bibliográficas.

Volver al principio del artículo.

Autoría y Edición: Equipo de Profesionales de MédicoensuDomicilio.com
Fecha de Publicación: 2010-10-31
Fecha de Última Actualización: 2012-12-01

Más Artículos de la Sección

Aviso Legal: La información de este artículo no pretende ser el sustituto al consejo médico profesional, diagnóstico ni tratamiento. Todos los contenidos, incluyendo los textos, gráficos, imágenes e información, disponibles a través de la página web son para propósitos de información general. MédicoensuDomicilio.com no garantiza ni asume ninguna responsabilidad por la exactitud de la información proveída en la página web o correspondencia electrónica, y dicha información está sujeta a cambios sin aviso previo. Se le anima al visitante que confirme cualquier información obtenida de o a través de MédicoensuDomicilio.com con otras fuentes, y revisar toda la información acerca de cualquier condición médica o tratamiento con su médico de cabecera.

Redes Sociales

Certificaciones e Incentivos


© 2009 - 2013
Todos los derechos reservados.


Antes de aplicar cualquier información ofrecida por el portal debe consultar con su médico de cabecera. Leer más...