MédicoensuDomicilio.com

Dietas - Consejos Nutricionales para Enfermedades!

Sección donde aprenderá pautas nutricionales para llevar una alimentación inteligente en su enfermedad. Recuerde: "el fármaco es la herramienta del médico pero la dieta es la herramienta del paciente, combinados son la cura a la enfermedad".

Dieta para personas con Insuficiencia Renal (Aguda y Crónica)

La Insuficiencia Renal es la pérdida parcial o total de la función renal, es decir, la pérdida del filtro limpiador de la sangre que elimina los productos finales del metabolismo (compuestos nocivos para la salud o compuestos no nocivos pero que por su excesiva cantidad al no ser excretados pueden dañar al organismo) y regula el volumen de los líquidos del cuerpo. Esta patología puede ser aguda (duración corta) o crónica (duración larga y progresiva). Su etiología (causa u origen) es muy diversa, ya que la mayoría de las enfermedades renales y varias extrarenales pueden desencadenar Insuficiencia Renal.

Publicidad:


La Insuficiencia Renal Aguda tiene un manejo hospitalario, y la dieta que se debe administrar en el hospital o en una clínica comparte las mismas características que la dieta del paciente con Insuficiencia Renal Crónica. Aunque con la diferencia que el paciente hospitalizado tiene un manejo médico continuo que puede alterar completamente el esquema nutricional de la noche a la mañana dependiendo del estado en que el paciente ingrese al recinto o el progreso del mismo. A veces se necesitará realizar nutrición parenteral y nada per os, es decir todos los nutrientes deberán ser introducidos directamente por vía intravenosa y el paciente no podrá consumir ningún alimento.

El objetivo nutricional en el paciente con Insuficiencia Renal es lograr cubrir adecuadamente las necesidades energéticas que en un principio es similar a la de las personas sanas, es decir 35 Kcal/kg de peso corporal/día. Si el paciente es obeso se deberá reducir esta cantidad a 250 – 500 Kcal/día y en caso contrario, si el paciente se encuentra con Desnutrición se aumentarán los requisitos a 40 – 45 Kcal/kg/día.

La Insuficiencia Renal Aguda con el manejo médico es totalmente reversible, sin embargo la Insuficiencia Renal Crónica lamentablemente no comparte esta suerte y su destino es el progreso inevitable a la diálisis y/o al trasplante renal. Durante todo este progreso la enfermedad altera y se manifiesta en todos los aparatos del organismo. Llevando si no se corrige a tiempo mediante un trasplante renal a la muerte. El manejo nutricional y la terapia farmacológica tratan de evitar que se produzca este daño en los otros órganos y enlentecer el progreso de la enfermedad el mayor tiempo posible antes de que el paciente requiera de la diálisis y del trasplante renal. Para que en caso de encontrar un donador, solamente el riñón o los riñones afectados sean los únicos dañados en el progreso de la enfermedad.

El paciente con Insuficiencia Renal debe comprender que el estilo alimenticio que adopte en este momento es el que decidirá principalmente si su vida continuará o en meses todo se acabará. Todos los excesos en la dieta que consumía anteriormente deben concluir y deberá llevar la dieta que todas las personas sanas o no deberían tener.

La principal manifestación de la Insuficiencia Renal Crónica es el Síndrome Urémico que se caracteriza por la incapacidad del riñón de eliminar los desechos del metabolismo de las proteínas, principalmente las animales. Sin embargo, las proteínas animales son las únicas que poseen la mayoría de los aminoácidos esenciales para nuestra existencia, es por eso que su restricción no puede ser estricta. Al disminuirse las proteínas en la dieta y aumentar la calorías mediante las grasas y los carbohidratos se produce arterioesclerosis por lo que con el tiempo deberán ser disminuidas también las cantidades de ambos. A medida que la enfermedad renal progresa se produce cada vez más retención de líquidos y de sodio, en este punto de la enfermedad hay que controlar minuciosamente la cantidad de agua consumida por el paciente y disminuir casi absolutamente la sal de la dieta. La retención también se produce con el potasio y el fósforo, el primero provoca arritmias (ritmos cardiacos peligrosos) y el segundo produce descalcificación de los huesos. Cuando el paciente es incapaz de eliminar absolutamente nada por la orina debido a que más del 80% de la función renal está perdida e incluso en muchos casos ya no se llega a producir orina alguna, entonces el paciente deberá empezar a recibir diálisis si es que no se le ha recomendado antes. En el momento en que el paciente comienza a recibir diálisis probablemente se encuentre con Desnutrición, es por eso que su dieta deberá cambiar, opuesta a la dieta que ha estado recibiendo hasta el momento, es decir, si desde el comienzo de la enfermedad su dieta ha ido disminuyendo alimentos, ahora deberá ir aumentándolos progresivamente, puesto que ahora posee un riñón “artificial” que depurará la sangre de los productos de desecho metabólico. Si el paciente cumple con todas las indicaciones del nutricionista y del médico podrá sobrevivir y recuperar un peso aceptable para su talla mientras espera el trasplante renal, una vez adquirido el nuevo riñón deberá mantener esa dieta por el resto de su vida, aunque esta vez podrá alguna vez del año exagerar un poco.

Cómo se puede observar el anterior párrafo es una visión a groso modo de cómo se desarrolla la enfermedad y los cambios dietéticos del paciente, ahora iremos por parte según el progreso con indicaciones más precisas de los alimentos y sus cantidades.

Indicaciones alimentarias en Insuficiencia Renal Crónica Leve:

Como se ha mencionado en este momento, la enfermedad está comenzando y el paciente debe seguir la dieta que cualquier persona sana o no debería seguir en su diario vivir. El paciente deberá consumir 6 – 8 comidas al día, comenzando con un buen desayuno hasta una cena bastante escasa en su porción. El plato del almuerzo deberá estar formado por tres secciones: vegetales, hortalizas y granos (60%), carnes y huevos (30%) y frutas (10%). Durante el resto del día se consumirá panes integrales, jugos de frutas, galletas integrales, repostería realizada con poca cantidad de azúcar, productos lácteos, etc.

  1. - Proteínas: El paciente en su dieta diaria debe adquirir un total de proteínas de 0.8g/kg de peso (todos los valores mencionados son iguales para hombres y mujeres). El 60 – 70% de estas proteínas deben provenir de clara de huevo y productos lácteos, siendo el resto proteínas de carnes (principalmente carnes de ave, de cerdo y pescados blancos). En este caso no se restringen las proteínas (siempre y cuando cumplan con los valores mencionados) porque el paciente generalmente presenta Síndrome Nefrótico que lleva al riñón a excretar grandes cantidades de proteínas.
  2. - Grasas y Carbohidratos: Deben proporcionar entre las dos el 70 – 80% de las calorías de las dietas y debe evitarse por completo los aceites animales. Las grasas deben ser insaturadas (principalmente aceite de oliva y pescados blancos).
  3. - Sodio: La cantidad de sal en las comidas debe ser moderada pero no restringirse. Debe evitar todos los productos que contengan gran cantidad de sal como los embutidos, los enlatados, los zumos envasados, las sopas preparadas, mariscos, charque, etc.
  4. - Agua: Se deberá consumir entre 1 y 2 Litros de agua al día. Evitar por completo las gaseosas y los jugos en polvo.
  5. - Suplementos Vitamínicos: Tanto los independientes como los multivitamínicos no son necesarios en estos niveles de lesión renal.

Indicaciones alimentarias en Insuficiencia Renal Crónica Moderada:

A estas alturas se ha perdido entre el 15 y el 55% de la función renal. El paciente deberá consumir 6 – 8 comidas al día, comenzando con un buen desayuno hasta una cena bastante escasa en su porción. El plato del almuerzo deberá estar formado por tres secciones: vegetales, hortalizas y granos (70%), carnes y huevos (20%) y frutas (10%). Durante el resto del día se consumirá panes integrales, jugos de frutas, galletas integrales, repostería realizada con poca cantidad de azúcar, productos lácteos, etc.

  1. - Proteínas: El paciente en su dieta diaria debe adquirir un total de proteínas de entre 0.6g y 0.2g/kg de peso. El 70 – 80% de estas proteínas deben provenir de clara de huevo y productos lácteos, siendo el resto proteínas de carnes (principalmente carnes de ave, de cerdo y pescados blancos). Desde ahora en adelante la principal restricción que debe tener el paciente con Insuficiencia Renal es la carne.
  2. - Grasas y Carbohidratos: Deben proporcionar entre las dos el 70 – 80% de las calorías de las dietas y debe evitarse por completo los aceites animales. Las grasas deben ser insaturadas (principalmente aceite de oliva y pescados blancos) y no deben sobrepasar el 30% del valor calórico de la dieta. Los carbohidratos deben provenir principalmente de verduras, hortalizas y granos.
  3. - Sodio: La cantidad de sal en las comidas debe ser mínima pero no restringirse (limitar entre 1000 – 2000 mg/día, contando el sodio presente en los alimentos). El control de la sal ayudará además a controlar la Hipertensión Arterial. Tips para controlar la sal:
    1. - Debe evitar todos los productos que contengan gran cantidad de sal como los embutidos, los enlatados, los zumos envasados, las sopas preparadas, mariscos, charque, etc.
    2. - Aleje el salero de la mesa.
    3. - No utilice sal al cocinar.
    4. - Reemplace la sal de las ensaladas u otras comidas por jugo de limón o por hierbas como el cilantro y el perejil.
    5. - No utilice sustitutos de la sal, puesto que contienen potasio.
  4. - Agua: Se deberá consumir entre 1 y 1.5 Litros de agua al día. Evitar por completo las gaseosas y los jugos en polvo.
  5. - Hierro: Deberá ser necesario suplementarlo debido a que su gran fuente de ingreso al organismo es por medio de las carnes. Al ser disminuidas en la dieta, la persona tiende a presentar Anemia Ferropénica.
  6. - Suplementos Vitamínicos: Se deberá suplementar la Vitamina D, para ayudar a la absorción del calcio proveniente de los productos lácteos.

Indicaciones alimentarias en Insuficiencia Renal Crónica Leve:

Como se ha mencionado en este momento, la enfermedad está comenzando y el paciente debe seguir la dieta que cualquier persona sana o no debería seguir en su diario vivir. El paciente deberá consumir 6 – 8 comidas al día, comenzando con un buen desayuno hasta una cena bastante escasa en su porción. El plato del almuerzo deberá estar formado por tres secciones: vegetales, hortalizas y granos (60%), carnes y huevos (30%) y frutas (10%). Durante el resto del día se consumirá panes integrales, jugos de frutas, galletas integrales, repostería realizada con poca cantidad de azúcar, productos lácteos, etc.

  1. - Proteínas: El paciente en su dieta diaria debe adquirir un total de proteínas de 0.8g/kg de peso (todos los valores mencionados son iguales para hombres y mujeres). El 60 – 70% de estas proteínas deben provenir de clara de huevo y productos lácteos, siendo el resto proteínas de carnes (principalmente carnes de ave, de cerdo y pescados blancos). En este caso no se restringen las proteínas (siempre y cuando cumplan con los valores mencionados) porque el paciente generalmente presenta Síndrome Nefrótico que lleva al riñón a excretar grandes cantidades de proteínas.
  2. - Grasas y Carbohidratos: Deben proporcionar entre las dos el 70 – 80% de las calorías de las dietas y debe evitarse por completo los aceites animales. Las grasas deben ser insaturadas (principalmente aceite de oliva y pescados blancos).
  3. - Sodio: La cantidad de sal en las comidas debe ser moderada pero no restringirse. Debe evitar todos los productos que contengan gran cantidad de sal como los embutidos, los enlatados, los zumos envasados, las sopas preparadas, mariscos, charque, etc.
  4. - Agua: Se deberá consumir entre 1 y 2 Litros de agua al día. Evitar por completo las gaseosas y los jugos en polvo.
  5. - Suplementos Vitamínicos: Tanto los independientes como los multivitamínicos no son necesarios en estos niveles de lesión renal.

Indicaciones alimentarias en Insuficiencia Renal Crónica Severa:

A estas alturas se ha perdido más del 60% de la función renal. El paciente deberá consumir 6 – 8 comidas al día, comenzando con un buen desayuno hasta una cena bastante escasa en su porción. El plato del almuerzo deberá estar formado por tres secciones: vegetales, hortalizas y granos (80%), huevos y productos lácteos (20%). Durante el resto del día se consumirá panes integrales, frutas, galletas integrales, repostería realizada con poca cantidad de azúcar, productos lácteos, etc.

  1. - Proteínas: El paciente en su dieta diaria debe adquirir un total de proteínas de entre 0.4g y 0.2g/kg de peso. El 100% de estas proteínas deben provenir de clara de huevo y productos lácteos.
  2. - Grasas y Carbohidratos: Deben proporcionar entre las dos el 80 – 90% de las calorías de las dietas y debe evitarse por completo los aceites animales. Las grasas deben ser insaturadas (principalmente aceite de oliva) y no deben sobrepasar el 30% del valor calórico de la dieta. Los carbohidratos deben provenir principalmente de verduras, hortalizas y granos.
  3. - Sodio: La cantidad de sal en las comidas debe ser mínima pero no restringirse (limitar entre 1000 – 2000 mg/día, contando el sodio presente en los alimentos). El control de la sal ayudará además a controlar la Hipertensión Arterial. Tips para controlar la sal:
    1. - Debe evitar todos los productos que contengan gran cantidad de sal como los embutidos, los enlatados, los zumos envasados, las sopas preparadas, mariscos, charque, etc.
    2. - Aleje el salero de la mesa.
    3. - No utilice sal al cocinar.
    4. - Reemplace la sal de las ensaladas u otras comidas por jugo de limón o por hierbas como el cilantro y el perejil.
    5. - No utilice sustitutos de la sal, puesto que contienen potasio.
  4. - Agua: Se deberá consumir la misma cantidad que se excreta en la orina al día, para determinar esto deberá contabilizar la cantidad de orina que produce durante dos días de la semana para determinar cuánta agua consumirá aumentado a esa cantidad 250 – 500 mL que son los que se pierden mediante la respiración, la sudoración y la excreción. Evitar por completo las gaseosas y los jugos en polvo. Si notara que durante todo el día produce menos de 100 mL de orina, deberá acudir inmediatamente a su nefrólogo o directamente a su centro hospitalario para su internación y control intrahospitalario, preparándose psicológicamente que desde ese momento hasta que se le practique el trasplante renal deberá recibir diálisis (esto si no se le ha recomendado la diálisis anteriormente). Deberá tomar en cuenta que durante el día, los alimentos que consumen también contienen agua, especialmente las frutas, el apio, los espárragos y los granos cocidos, por lo que deberá aumentar 200 – 300 mL de agua en su cuenta sólo por los alimentos consumidos.
  5. - Hierro: Deberá ser necesario suplementarlo debido a que su gran fuente de ingreso al organismo es por medio de las carnes. Al ser disminuidas en la dieta, la persona tiende a presentar Anemia Ferropénica.
  6. - Potasio: Deberá ser disminuido por la incapacidad del riñón para excretarlo a estas alturas de la enfermedad, este mineral se encuentra principalmente en las frutas y los vegetales, es por eso que se aconseja hervirlos o remojarlos una noche antes para ser consumidos. Limitar su ingesta a 1500 – 2000 mg/día tomando en cuenta el presente en los alimentos.
  7. - Fósforo y Calcio: Al aumentar el fósforo por su falta de excreción renal, el calcio inmediatamente disminuye, ya no se absorbe en el intestino y comienza la descalcificación de los huesos. La mayor cantidad de fósforo que ingresa al organismo es por medio de las carnes, sin embargo también se encuentra en diversos vegetales, principalmente los verdes y los rojos, además de algunas frutas. Por tanto, deberá tomar las mismas medidas mencionadas para eliminar el potasio de los alimentos. Probablemente necesitará suplementos de Calcio (1200 – 1500 mg/día). Limitar la ingesta de fósforo a 600 – 800 mg/día tomando en cuenta el presente en los alimentos.
  8. - Magnesio: No se recomienda su suplemento.
  9. - Suplementos Vitamínicos: Se deberá suplementar la Vitamina D, para ayudar a la absorción del calcio proveniente de los productos lácteos. También se necesita suplementar otras vitaminas como: tiamina, riboflavina, niacina y ácido fólico.

RECOMENDACIONES IMPORTANTES:

Para el control de su nutrición preferentemente acuda a un Nutricionista especializado en Nutrición del Paciente Renal, además acuda a centros especializados en pacientes renales como la Kidney Fundation en Estados Unidos donde recibirá toda la información para sobrellevar esta enfermedad.

Las comidas a servir en estos pacientes deben estar bien presentadas, variadas y de fácil masticación, puesto que la mayoría presenta anorexia (falta de apetito) debido a la enfermedad.

Referencias Bibliográficas.

Volver al principio del artículo.

Autoría y Edición: Equipo de Profesionales de MédicoensuDomicilio.com
Fecha de Publicación: 2009-09-21
Fecha de Última Actualización: 2012-11-16

Más Artículos de la Sección

Aviso Legal: La información de este artículo no pretende ser el sustituto al consejo médico profesional, diagnóstico ni tratamiento. Todos los contenidos, incluyendo los textos, gráficos, imágenes e información, disponibles a través de la página web son para propósitos de información general. MédicoensuDomicilio.com no garantiza ni asume ninguna responsabilidad por la exactitud de la información proveída en la página web o correspondencia electrónica, y dicha información está sujeta a cambios sin aviso previo. Se le anima al visitante que confirme cualquier información obtenida de o a través de MédicoensuDomicilio.com con otras fuentes, y revisar toda la información acerca de cualquier condición médica o tratamiento con su médico de cabecera.

Publicidad:

Redes Sociales

Certificaciones e Incentivos


© 2009 - 2013
Todos los derechos reservados.


Antes de aplicar cualquier información ofrecida por el portal debe consultar con su médico de cabecera. Leer más...